abueloinformatico
Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Abraham Lincoln

Buscador

Buscador de noticias

Otras noticias

 Reclamaciones a Huawei tras el veto impuesto por el gobierno de los EEUU a dicho fabricante

Noticias de Disp. móviles:
- ¿Es posible reclamar? ¿Es fácil y a quien reclamar? ¿Hay posibilidades de éxito?

Imagen de la noticia      Tras anunciarse el veto impuesto por motivos de seguridad nacional decretado por la administración de los EEUU a Huawei (y aquí cabría recordar que, aunque ha sido el caso más sonado por la importancia de la marca, ya que Huawei es el segundo fabricante mundial de Smartphones, tras Samsung y por delante de Apple, no es la única empresa que está en estas circunstancias, ya que ZTE se encuentra en el mismo caso desde mediados de 2018) surgieron multitud de noticias sobre la posibilidad por parte de los usuarios de reclamar a Huawei por daños y perjuicios. Algunas asociaciones de usuarios también se unieron al anuncio de esta posibilidad, aunque en este caso utilizando el condicional (podrían, si se dan ciertas circunstancias, si ocurre esto o aquello...). Vamos a intentar ver si esto (reclamar a Huawei) es posible, es fácil y si hay posibilidades de éxito. ¿Es posible?

Bueno, el usuario tiene por ley derecho a reclamar ante cualquier fabricante si considera que sus derechos se ven afectados o si este incumple los términos del contrato, pero una cosa es que el usuario considere alguno de estos términos y otra muy distinta que sea así.

Es fácil y a quien reclamar?

En teoría sí es fácil hacer una reclamación de este tipo, lo que pasa es que en este caso ya no está tan claro ni ante quien reclamar, ni qué tribunales pueden ser competentes (ni tan siquiera de qué país) ni en qué casos podría hacerse.

Hay un par de puntos que sí que están claros, y básicamente son que el fabricante (Huawei en este caso) tiene la obligación de garantizar el funcionamiento del producto más allá del tiempo estipulado de garantía y de facilitar el acceso a las actualizaciones del sistema operativo (Android en este caso).

A este respecto hay que recordar que tanto desde Google como desde Huawei se ha indicado que todos los terminales que en el momento de la entrada en vigor de dichas restricciones estuvieran ya fabricados o incluso los que, aun sin estar fabricados, hubieran obtenido los certificados correspondientes de uso de Android y/o de los servicios de Google van a seguir pudiendo utilizar dicho sistema y servicios y van a seguir recibiendo actualizaciones.

Pero es que además, desde hace ya unos años, las actualizaciones, una vez obtenidas las certificaciones necesarias, que recordemos (y esto es muy importante) que no es Huawei (ni ningún fabricante) quien las emite, sino la propia Google, es Google quien se encarga de enviarlas. Además, en todo caso es Google quien, siguiendo los mandatos del gobierno de los EEUU, se niega a emitir nuevas certificaciones (y, por lo tanto, a facilitar el acceso a Android y a los servicios de Google, incluido Google Play) para terminales Huawei, lo que en la práctica significa que hay una serie de modelos ya vendidos que sí que van a recibir Android Q (cuando esté disponible), pero los modelos que no tengan la certificación de Google para dicha versión de Android no la van a recibir (en este enlace pueden consultar los modelos Huawei que ya se ha confirmado que recibirán Android Q). ¿Qué significa todo esto? Pues nada más (y nada menos) que en última instancia es Google quien decide qué terminales se actualizan y cuales no (incluso si, por razones técnicas, solo admitieran las versiones Go para un correcto funcionamiento), y aunque normalmente Google certifica los terminales que le proponen los fabricantes está en su derecho de negar dichas certificaciones a aquellos fabricantes y modelos que considere pertinente.

Visto esto, ¿a quién habría que reclamarle, a Huawei, propietaria de la marca de los terminales, o a Google, propietaria de los derechos sobre el sistema operativo (hay que recordar que, como ocurre con todo sistema operativo, lo que el usuario recibe es una licencia de uso, en ningún momento, ni siquiera en aquellos por los que paga una cantidad, compra el sistema propiamente dicho)? Porque, aunque se llegara a una situación de falta de actualizaciones (que repetimos que es algo de momento descartado para los terminales que ya hayan obtenido las certificaciones correspondientes), Huawei en ningún momento se niega a que estas lleguen a los usuarios.

Y con los servicios de Google (que engloban, por ejemplo, Google Play, la aplicación de Gmail y otras aplicaciones de Google consideradas como “servicios de Google”) pasa más o menos lo mismo. El acceso a estos servicios se obtienen (por parte del fabricante) mediante certificaciones, pero es Google quien emite estas certificaciones y quien es responsable de su mantenimiento y actualización (de hehco ahora no tantos, pero hace solo unos años eran muchas las marcas que no incluían estos servicios, ni tan siquiera el acceso a Google Play).

Pero es que aun es más complejo el tema, porque luego están las aplicaciones de terceros, que por mucho que estén disponibles a través de Google Play, como pueden ser, por ejemplo, WhatsApp, Facebook, Instagram, Telegram o Twitter (por citar las más utilizadas) es el desarrollador el único responsable de su funcionamiento y actualizaciones.

En definitiva, la responsabilidad de Huawei estriba en que el terminal funcione perfectamente con el sistema operativo y versión con el que se le ha entregado al usuario, y que este reciba las actualizaciones de seguridad durante lo que se considera como tiempo de soporte, si bien la responsabilidad final de este soporte es del propietario del sistema (Google en este caso), no del fabricante del terminal, quedando limitada la de este último a no poner ninguna traba que impida a los terminales recibir las actualizaciones que Google envíe. Esto no solo es aplicable a Android y a Huawei, sino a cualquier sistema operativo y a cualquier fabricante.

¿Hay posibilidades de éxito ante la reclamación?

Bueno, esto, aun en el supuesto de que se dieran las circunstancias necesarias de incumplimiento de los términos expresados en el contrato de compra, es muy difícil de prever, y es que se dan muchas (quizás demasiadas) variables y finalmente no hay un responsable claro, porque aun en el supuesto de que se cumplan dichos términos Huawei siempre puede alegar que lo hacen por causas de fuerza mayor que quedan fuera de su control.

La primera es, visto lo anterior, a quien reclamar (y aquí queremos hacer un inciso, si todos los terminales que ya han obtenido las certificaciones quedan fuera de la aplicación de las prohibiciones es por algo, no solo por el posible perjuicio que se le pudiera causar a los usuarios, y tanto los departamentos legales de Google como del gobierno de los EEUU seguro que han tenido que ver en esta decisión). Dicho de otra forma, ¿las reclamaciones serían contra Huawei, que por un lado es también parte perjudicada y por otro no se niega en absoluto a que dichos terminales reciban las actualizaciones, contra Google como propietaria de Android y de los servicios de Google o contra el gobierno de los EEUU, que es de donde parten las prohibiciones?

La segunda, y desde luego no menos importante, sería qué tribunales son competentes para atender dichas reclamaciones, ya que aunque en primera instancia cualquiera puede valer, dependiendo de las posteriores apelaciones el tema se puede complicar bastante. Y aquí queremos hacer otro inciso, los terminales Huawei (o de cualquier marca) que se hayan comprado online en tiendas de países externos a la UE y que sus propietarios no hayan satisfecho todos los pagos de derechos de aduanas y demás impuestos, se pueden olvidar de los tribunales españoles o de la UE en general, ya que han entrado en esta de forma ilegal.

En definitiva, es muy difícil predecir las posibilidades de éxito de una demanda, pero lo que sí que es predecible es que puede llegar a tratarse de un proceso largo (muy largo), en el que se estén “tirando la pelota” unos a otros durante años, y caro (muy caro), con un final bastante incierto.



24.06.2019 - Fuente: abueloinformatico
Últimas noticias:
Ya es oficial, la próxima versión de Windows 10 es la 1909 y se llamará November 2019 Update
11.10.2019 - Fuente: Blog de Microsoft (Windowsexperience)
Según algunas informaciones, la nueva actualización de Windows 10 (19H2) tendrá que esperar hasta noviembre
10.10.2019 - Fuente: Varias
Dona Sarkar deja el puesto de responsable del programa Insider
10.10.2019 - Fuente: Blog de Microsoft (Windowsexperience)
macOS Catalina ya está disponible
08.10.2019 - Fuente: Apple
Programa de mantenimiento para iPhone 6s y 6s Plus con problemas de encendido
06.10.2019 - Fuente: Apple (Soporte)
El lanzamiento de Windows 10 versión 19H2 (1909) podría estar a la vuelta de la esquina
03.10.2019 - Fuente: Varias
AdDuplex publica los datos de uso de Windows 10 correspondientes a septiembre de 2019
27.09.2019 - Fuente: AdDuplex
Microsoft manda una tanda de actualizaciones para todas las versiones de Windows 10 excepto la 1511
23.09.2019 - Fuente: Soporte de Microsoft
Nuevos Huawei Mate 30 y Mate 30 Pro, con Android (versión Open Source), pero sin apps de Google
20.09.2019 - Fuente: Huawei
Apple ya ha comenzado a enviar la actualización a iOS 13
19.09.2019 - Fuente: Apple (soporte)

 

Seguir a abueloinformatico en Twitter Síguenos Si te gustó compártelo

Ayuda | Presentación | Quienes somos | Privacidad y política de cookies | Contacto | Condiciones de uso | Mapa de la web

© 2009 - 2019 www.abueloinformatico.es

Diseño y desarrollo web: Hardware y programación JM (Málaga)
- tordanxa - almalasi - pgonmon -

Programas gratis y demos. Información y drivers de productos. Análisis de tablets y otros dispositivos.
Tutoriales, editoriales, soluciones y preguntas frecuentes de informática e Internet.
Seguridad, actualizaciones y noticias de actualidad y de promociones de informática.